Nando Rocher
VIRTUOSO TALKS

Juego en el Espejo | Nando Rocher

Desde tiempos inmemorables hemos buscado como especie la manera de auto representarnos mediante formas graficas a través de un medio que ha perdurado en el tiempo. Las pinturas rupestres siempre fueron útiles a la hora de representar algún tipo de evento cotidiano como la caza, la pesca, la danza e incluso simplemente dejar una huella impregnando las palmas de las manos sobre la roca como un signo de identidad.

Continua Leyendo

culture addict

PODCAST

El Cine: sobre la línea.

in THE BACKYARD

 “Mis películas son acerca de mundos extraños, lugares a los que jamás podrás ir a no ser de que los construyas y les des vida en una película. Eso es lo que de verdad me importa de las películas: ir a mundos que son cada vez más extraños” – David Lynch

Recuerdo en mi niñez cuando cursaba los estudios primarios y tenía un compañero de clases al que le gustaba contar películas de cine. Era muy común verlo rodeado de tres ó cinco oyentes, incluyendo al que escribe, y sorprendernos no solo de la pasión con la que narraba cada escena, sino también como hacia efectos especiales de explosiones con la voz y otras habilidades para que mantuviéramos nuestra atención al 100 por ciento en su aventura. El planteaba las escenas a veces tarareando la música, como si hubiera vivido la historia en carne propia y es que el arte de contar historias es algo que se lleva en la sangre. Contándolas se vive, se muere y luego se vuelve a resucitar a través de ellas.

Nunca fui bueno contando cuentos y la verdad es que ni siquiera los chistes me salían bien. Tanto fue mi frustración que un día decidí no contarlas más y preferí escucharlas o perderme en mi propia imaginación creándolas en mi cabeza. Al pasar de los años recibí una invitación a participar como extra y figurante a través del ICAIC (Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos) en una co-producción entre Cuba y España siendo ahí donde inevitablemente caería seducido para siempre ante los pies del séptimo arte.

La película fue estrenada ese mismo año en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana y recuerdo que mientras hacia la cola para entrar a la proyección, una chica apuntando con su dedo me señalo diciendo…- ¡Mira, mira, ese es el muchacho de la película! Hoy en día que lo pienso, creo que mi reacción no fue nada normal, intentando esconderme entre la multitud mi único deseo era o que me tragara la tierra en ese mismo instante por la pena, o tal vez cerrar los ojos y volverme invisible, quizás las dos cosas a la vez hubieran sido ideales, pero no fue sino hasta que vi mi rostro abarcando la enorme pantalla del cine por 3 segundos que entendí el poder irrevocable de la pantalla grande. Una cosa es que te cuenten algo y otra completamente distinta es vivir la experiencia.

Un Nuevo Universo

Después de haber trabajado ya en varios rodajes cinematográficos y televisivos en Cuba como asistente de producción y otros como asistente de cámara, entendí que participar en una filmación es como vivir una historia dentro de otra que ya está sucediendo. Las dos historias son: la que se esta filmando y la del equipo de filmación detrás de cámara donde todos los esfuerzos de las personas involucradas se unen para garantizar un resultado en común.  Existe una película increíble filmada por el director francés François Roland Truffaut titulada “Day for night” (1973), en la que cuenta cómo se desarrolla la vida dentro de un rodaje cinematográfico donde un director de cine comprometido con su profesión lucha por completar su película mientras se enfrenta a una gran cantidad de crisis, personales y profesionales, entre el reparto de actores y el equipo de filmación.

Continua Leyendo
1 70 71 72 73 74 110
Ir a Arriba